• Fernando M.

¡Tendrás que dejar el alma y el corazón!


Así decía el cantito que entonaba la barra Libres Y Lokos allá por el 2006 cuando aún cursaba la preparatoria y nos juntábamos a las afueras para salir al estadio con el sueño libertador en la cabeza, íbamos todos anhelando el pase a la siguiente ronda en contra de la U Católica de Chile.

Tomábamos todos juntos el ruta 1 en Garza Sada, algunos con boleto en mano, otros aun pidiendo un peso a la gente que pasaba por nuestro lado para completarlo y tratar de entrar al partido.

Recuerdo que en ese entonces jugaban con la playera dorada, la cual no tenía dinero para comprar y ahora con un poco de dinero guardo, deseo conseguir a toda costa ya que me trae ese gran recuerdo a la mente.

Llegamos todos juntos y solo esperábamos ganarle al equipo chileno, obviamente con las expectativa de la alineación que sacaría nuestro DT de ese momento, ya que siendo sinceros, no teníamos, ni para cuando, el plantel con el que contamos ahora.

Ese sueño internacional, se hacía parte de nuestra adolescencia, y a veces hasta pensabas más en el partido que en la prepa, puede ser también por esas aficiones o identificaciones tan fuertes que se desarrollan en la adolescencia, algunos se iban por el rock, algunos por los grupos de la iglesia, algunos, en ese tiempo, se metían a la moda de los “emos”, pero ¿nosotros? Nosotros nos íbamos a ver a tigres, algunos vendíamos pulseras hechas con hilos o algún otro tipo de actividad para poder completar para el boleto, y por qué nos íbamos al futbol, si hay muchos otras actividades que dan más alegrías que eso? Sobre todo en esos años que el equipo no daba para mucho, algunos años después pelearíamos un descenso, pero bueno sabemos de antemano que cualquier actividad de esa índole es muy sublimatoria para todo el “tormento” de esa edad, ya que a parte del ser una actividad para distraerte de la rutina, en el equipo hay jugadores y figuras a quienes admirar, cosa que se busca en esa etapa de la vida, Identificación.

Vuelvo al partido de esa noche, los “trapos” lucían ya colgados, el sonar de los bombos estaba retumbando, no, niños, en ese tiempo no existía la murga, era solo bombo y cantos y el eterno porrista de los Tigres: Soriano, al cual la verdad no sé que le pasó, espero que siga en asistiendo a los partidos. Y los de enfrente? La verdad que no recuerdo que pasaba con ellos en ese momento, supongo que estaban con sus malos deseos y esa guerra interminable que hay en la ciudad.

El tiempo del encuentro pasaba y no el gol no llegaba, el partido seguía 0 – 0 y con ese resultado tigres quedaba fuera del torneo. Creo recordad que hasta Gaytán había estado jugando mal en ese partido, ese que siempre sacaba una de la bolsa para ganar un partido. Y de repente se viene uno de esos cambios que el Tuca suele hacer, de esos que no entiendes por qué los hace, y miren que en este momento se me hace extraño, saca a un jugador que hoy en día y esta con los vecinos de Guadalupe, Aldo De Nigris y metió a un desconocido: Carlos “El Tin Tan” Ramirez. Así siguió el partido y el gol seguía sin llegar y nosotros en la tribuna seguíamos saltando y cantando con los amigos de la preparatoria y algunos otros que vas haciendo ahí mismo, algunos de los cuales aún me tocó vivir el campeonato del 2011 después de tantos años de espera juntos.

Cuando de pronto en tiempo de compensación, exactamente al minuto 91, Walter Gaytán tira un pase al área de la U católica, casi sin idea, este trata de ser despejado por un jugador del equipo chileno y sale al centro del área y llega de atrás el “Tin Tan” y GOL!, llega la calificación, llega ese momento tan esperado, y juntos celebramos, brincamos, gritamos, de hecho un amigo con el que siempre iba al estadio desde que nos conocimos en la secundaria, es fecha que me sigue diciendo que ese día lo deje sordo por la forma en que le grite gol en el oído, hoy, él ya es papá y recuerdo que me decía: “cuando tenga un hijo, lo voy a traer al estadio y lo voy a parar en el Paraabalanchas y le voy a decir que cante”.

Días después Tigres caería en penales en la ronda de octavos de final con un marcador de 4 – 3 en contra del Libertad, y el sueño Libertador se nos vino abajo, y solo quedo nuevamente la tarea de conseguir el dinero para los boletos de los siguientes partidos. Si, algunas temporada después pudimos comprar el abono.

Hoy, tal vez ya no pongo mucha atención al Futbol, por el trabajo y los estudios, y también tengo mucho tiempo que deje de asistir a la barra, pero en verdad me emociona que tigres este ya en Argentina esperando el pitazo para la final de vuelta de la Copa Libertadores de América, y saber que hay muchas personas y sobre todo muchachos y niños esperando ese título, ahora más que nunca el equipo, que digo equipo, EQUIPASO, El cual lo ha formado ese DT incomprendido con tantos años en el club, el cual tachaban de no darle importancia a los torneos internacionales, y que ahora tiene a los TIGRES de la UANL en la final.

Por si tenían curiosidad, esta fue la alineación de ese gran partido en contra de la U Catolica:

1 Edgar Hernández, 23 Javier Saavedra, 2 Emilio Damián Martínez, 5 Julio César Santos (amonestado al 30’), 6 Omar Briceño (amonestado al 71’ y al 84’, expulsado al 84’), 23 Javier Saavedra, 16 Carlos Morales (salió al 67’ por el 14 José Luis Mendoza), 19 Juan Montano, 10 Sixto Peralta (salió al 62’ por el 4 Argemiro Veiga, amonestado al 80’), 7 Walter Gaitán, 9 Sebastián González, 11 Aldo de Nigris (salió al 78’ por el 8 Carlos Ramírez). DT Ricardo Ferretti.

También les dejo una foto de la revista del Hincha de ese partido y que aún conservo entre mi colección.

Para: Pato, Adrián, Gary, Robert, y el chavo de Agua y Drenaje que jamás supimos cómo se llamaba, que estén teniendo éxito!

¡TRAE ESA COPA A SAN NICOLAS!


  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

15 Segundos | Periodismo Político en Monterrey, Nuevo León.