• redacción

La muerte de Bantú, el simio de Chapultepec


La muerte del gorila Bantú sigue causando indignación, está vez por la necropsia que ha sido señalada como una "carnicería", de acuerdo a imágenes publicadas por el periódico El Universal,donde se ve la muestra del maltrato que sufrió el cadáver.

En las tomas se visualiza una plancha de metal ensangrentada en la que reposan los que se presume son restos del primate. El cuerpo está abierto y se le notan los huesos del tórax y de extremidades. Para la ex directora del Zoológico de Chapultepec, Marielena Hoyo, éstas representan una carnicería. “No estoy de acuerdo con el método que se ve en las fotografías en donde desmiembran al animal. Está bien que haya que abrirlo para tomar muestras de tejido, pero no entiendo por qué fue necesario desmembrarlo y destazarlo de esa manera”.

De acuerdo con especialistas consultados por Hoyo, en algunas ocasiones es necesario abrir todo el cuerpo con el objetivo de recabar la mayor información posible sobre las causas de la muerte. Por ejemplo, expuso, se abre el cerebro en caso de que haya sufriendo algún derrame cerebral.

“Lo anterior no es novedad ni algo que me sea ajeno. Es protocolo obligado y hasta de lógica; sin embargo, [las autoridades] tendrán que dar una puntual explicación para entender el objeto preciso de degollarle la cabeza y quitarle la piel de la cara”, dijo. (UNIVERSAL)

El pasado jueves les informamos sobre el triste fallecimiento de Bantú, un gorila de las montañas que pertenecía al zoológico de Chapultepec, y que murió mientras era trasladado al zoológico de Guadalajara, donde se esperaba que formara una familia con dos hembras del lugar.

Este incidente ha generado mucha polémica pues hay quienes acusan de negligencia tanto a las autoridades del zoológico como a los médicos encargados del traslado. En contraparte, otras voces afirman que Bantú ya era mayor, que se le cuidaba adecuadamente y que el deceso fue meramente incidental.

Una de las consecuencias que trajo este incidente fue la suspensión temporal de Juan Arturo Rivera Rebolledo como Director General de Zoológicos y Vida Silvestre, al menos hasta que investigadores de la UNAM le realicen una necropsia a Bantú.

Mientras tanto, los testigos del traslado y las primeras observaciones hechas por expertos señalan que en el traslado del gorila hubo varias fallas tanto en el uso del horario de la anestesia, así como en los protocolos. A las investigaciones incluso se sumó Guillermo Haro, quien está al frente de la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa).

Aunque en el equipo del Jefe de Gobierno, Migue Ángel Mancera, se espera que el caso de Bantú no se politice, habrá que esperar el resultado del estudio histopatológico que realiza la UNAM, que estará disponible aproximadamente en un mes.


  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

15 Segundos | Periodismo Político en Monterrey, Nuevo León.