• HÉCTOR GONZÁLEZ GONZÁLEZ

O cambia o se muere el PRI


La violencia que desataron algunos priistas antes de la ceremonia en la que tomaría protesta Pedro Pablo Treviño Villarreal como dirigente estatal no fue casual la tarde de ayer. Son los grupos que se resisten al cambio y saben que el nuevo líder trae todas las intenciones de limpiar la casa. Lástima que den la nota desafinada cuando se realizaría el primer acto oficial de quien viene a darle oxígeno a un agonizante. No es fácil porque esos grupos, como los cetemistas, han vivido del chantaje pues ya no aportan los votos que antes hicieron ganador a ese partido. Ya no tienen remedio, y existen otros grupos que van a darle otras probaditas a la nueva dirigencia pues el “medinismo” también quiere seguir incrustado en el poder. Con ese altercado en un evento oficial el PRI se mancha más y la tarea de retirar a la “nomenklatura” será más difícil pues los grupos chantajistas cuentan con dinero producido en los mismos cargos públicos y canonjías que obtuvieron para comprar lumpens y repetir la violencia. Pedro Pablo no puede ser conciliador, tiene que seguir con la tesis de que las puertas están abiertas para los que se quieren salir del PRI. Por lo pronto, tiene que manifestar su rechazo a los operadores de la violencia con todo y nombre. La complicidad viene también desde oficinas públicas, ávidos de sentirse tan poderosos como los años de la simulación del movimiento de masas. El PRI ya no tiene remedio o expulsa y denuncia a quienes han explotado a los sectores más pobres de la población. Ya no son tiempos de negociar candidaturas a cambio de paz. Los electores ya conocen las tácticas de ese tipo de políticos que se estancaron en los ochentas. La palabra y la acción están en manos de Pedro Pablo Treviño. O cambia o se muere el PRI. No hay de otra sopa. prensahg@hotmail.com


  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

15 Segundos | Periodismo Político en Monterrey, Nuevo León.