• RAÚL A. RUBIO CANO

El gran Pepe Charango...


Lo vi en acción y cantamos ¡Venceremos! con él y miles de manifestantes, hace semanas en la Macroplaza. Allí demandábamos quitar el control por el gobierno federal de las cuentas bancarias de los Cendis y la prepa Emiliano Zapata y, el cese de la represión contra esa gran experiencia educativa popular, toda una brutal represalia del gobierno de Peña Nieto por haber brindado el partido del Trabajo (PT) su apoyo a Morena y a AMLO en la contienda del 2018 por la presidencia de la República. Había llegado con su familia y había pedido permiso a los organizadores de esa mega marcha, para entonar canciones contra el mal gobierno y apoyar a la lucha del Frente Popular Tierra y Libertad y el Partido del Trabajo, quienes han desarrollado un sistema educativo digno, ganador de 45 premios locales, nacionales e internacionales; sí, así era él que desde finales de 1970, se incorporaría cargando instrumentos del grupo de poesía coral “Chicano” de la Prepa Uno de la UANL y al cual se integraría para ya nunca dejar el canto de protesta y Latinoamericano, la música regional y ser un gambusino en la indagatoria de viejas canciones que han dado identidad al noreste mexicano. Sí, así era José Garza Santos, mejor conocido como “Pepe Charango” que hace unos días partió de este mundo al que tanto estudió, cuestionó y le cantó para buscar crear otro mundo mejor para todos y de respeto a la Madre Naturaleza. “El gran Pepe Charango aún con su uniforme de secundaria se acercaba a nosotros para solicitar ser parte del grupo de poesía coral de protesta llamado ‘Chicano’”, informó Carlos Torres, quien junto con José Ángel “El Chango” Almaguer y otros, habían creado Chicano, siguiendo la experiencia de “Los Mascarones” de la Prepa Popular Tacuba, en la Ciudad de México (Prepa recién formada después de la represión del 2 de octubre de 1968 y la huelga generalizada de centros educativos de la UNAM y el Poli). Agrega Torres: “Pepe, después de ‘Chicano’ no dejó de cantar en las peñas de la época, formando el grupo de música folclórica latinoamericana ‘Los Pioneros’, esa sería la primera etapa de su vida artística. Una segunda, sería su encuentro con su alumna y luego esposa Luisa Patrón y la tradición de familia en el ámbito musical de Patrón, reforzaría la indagatoria y la difusión de la música regional del noreste Mexicano y, formando ambos el grupo ‘Tayer’. Sin embargo, socializar nuestra música del noreste, demandó a Pepe ser todo un gambusino en las raíces musicales del noreste y eso, fue una tarea permanente de lo que sería la tercera fase de su vida musical” concluyó, Carlos Torres. Hoy, el noreste está triste, ha muerto un cantor muy importante, pero nos ha dejado un ejemplo de vida profesional en la música norestense y sobre todo, de haber llevado su vida cantado junto a las luchas de nuestro pueblo ¡Órale! raurubio@gmail.com


  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

15 Segundos | Periodismo Político en Monterrey, Nuevo León.