• Araceli Garza

Destrucción de la metrópoli regia


Raúl A. Rubio Cano

Ante la falta del vital líquido y las consecuencias de insalubridad que ello genera en nuestra metrópoli, ya ha permitido la aparición del Cólera. No sólo podremos morir por la pandemia del Covid, y la alta contaminación atmosférica que estamos padeciendo, sino ahora tendremos la presencia del Cólera para que nos pueda afectar, viejo mal atribuible en la historia de la humanidad a la condiciones de insalubridad por la falta de agua potable. Hay agua de muy buena calidad pero, para las industrias refresquera, cervecera, igualmente, para la agricultura, industria de alimentos, del acero y el cemento, en fin, pero no para nuestro Pueblo. He allí la base para que en esta crisis hídrica que padecemos, llegue el Cólera.

Lo dijimos en publicaciones pasadas de un servidor, que la falta de agua y la mala calidad de la que estaba llegando a nuestro Pueblo, sería la puerta para la entrada del Cólera a nuestra metropolitana ciudad de Monterrey.

La segunda ciudad más importante de México y una de las principales del mundo, pero hoy su realidad sanitaria empieza a ser la de una ciudad miserable de África, Medio Oriente, Sureste Asiático o la India. Ese es el “Nuevo Nuevo León” que la codicia y rapiña Neoliberal y la ignorancia más brutal para gobernar un estado, ya han desatado un proceso galopante de destrucción en muy diversos órdenes que sostiene la vida de unos seis millones de habitantes y que obviamente, por su inserción geopolítica en el noreste mexicano, conllevará a escenarios muy serios en el detrimento de la calidad de vida en la existencia de hombres y ecosistemas. Insistimos, la codicia, la avaricia y la brutalidad de una oligarquía local y del sur de Texas y sus operadores políticos, nos pone en situaciones de verdadera inseguridad local regional, nacional y de crítica vecindad transfronteriza.

¿Dónde apareció el Cólera…?

El Vibrio cholelerae NO 01 (Cólera) fue detectado en la Unidad 10 del IMSS, en Sabinas Hidalgo, Nuevo León. Lo anterior consta en WhatsApp titulado “Médico Clínica 10” del pasado 21 de julio, va dirigido al personal médico de esa Unidad que atiende a pacientes diarreicos y se indica lo siguiente: “Buenos días a todos. Por indicación de delegación, debemos muestrear al 100% de los casos de enfermedad diarreica que vean en su consulta ya que obtuvimos un hisopo de moore con presencia de vibrio cholerae NO O1 de las aguas residuales de la unidad por lo cual, les haremos llegar a su consultorio hisopos de cary blair y hoja de estudio epidemiológico, una vez que los tengan favor de reportar por este medio para pasar por ellos y terminar el proceso de vigilancia epidemiológica (10.06). Ante cualquier duda estoy a sus órdenes (10.06) Saludos (10.06) Favor de responder de enterados…”

El Cólera ya llegó (profundice en el tema de qué es el Cólera y demás naturaleza del mismo en el servidor de Google), a nosotros por el momento, nos interesa informar que lo vaticinado hace ya semanas, por la falta de agua, calidad de la misma y condiciones de insalubridad que ello genera, es un hecho para tal presencia y dependerá de las autoridades del agua y de salud de los tres niveles de gobierno para contrarrestar la presencia del Cólera, no digamos su propagación, en Nuevo León y el Noreste Mexicano e implicaciones transfronterizas.

Otra asunto muy grave: Contaminación atmosférica…

En los últimos días hemos padecido la presencia de tolvaneras ante el desarrollo de vientos procedentes del Golfo de México. Las tolvaneras son consecuencia de los polvos que se transportan por esos vientos del Golfo desde la presa Cerro Prieto, ante la ausencia de agua en la misma y de la presa de La Boca. Definitivamente, la mal calidad del aire es grave y propicia enfermedades respiratorias y las mismas contribuyen a incrementar los casos de Covid 19.

Recordamos también que estos vientos vienen desde el noroeste de África cargando con polvos del desierto del Sahara, todo puede ser observado por diversos satélites que informan de ello, pero a esos polvos hay que agregar la presencia de polvos de las presas que también se han secado en el continente madre y que en sus bases están desechos de la actividad minera.

Esta realidad ya la padece en centro y oeste de los Estados Unidos ante la seca de múltiples presas pero que en el fondo de ellas existen desechos de las actividades mineras de hace muchas décadas. El caso es grave y el gobierno de los Estados Unidos ya toma cartas en el asunto por el impacto que están causando esos polvos en poblaciones de California y otros estados.

Es lamentable que el gobierno de Samuel García y sus “expertos en medio ambiente” como el caso de Alfonso Martínez, de Desarrollo Sustentable del estado, no tome medidas al respecto en todo ello, que se olviden del caso de la pedrera Matrimar en Cerralvo, Nuevo León y las afectaciones de la Sierra de Picachos y sí, ande “dando de palos” a otras pedreras ¿Será que la producción de Matrimar puesta en Texas es un negocio más de la familia de Samuel y su esposa? ¡Basta de amenazas! Al defensor de Picachos, Aristeo Benavides, por su labor para que esa pedrera de panistas y corruptos del gobierno actual siga haciendo de las suyas, destruyendo a la Sierra de Picachos, que es una gran fuente de agua, su destrucción por la industria de Matrimar, no sólo afectará el abasto de agua en la región, sino también, hasta el clima de la metropolitana ciudad de Monterrey. Picachos desempeña muchos servicios ambientales para nuestra metrópoli, pero el gobierno de Samuel y sus patrocinadores, sólo ven en Picachos una “Mina de Oro” ¡Órale!