top of page
  • Foto del escritorAraceli Garza

Las Afores, ese oscuro objeto del deseo




José Luis Elizondo T.


Aunque ya se desdijo el diputado nuevoleonés por MORENA, Edelmiro Santos, lo cierto es que circuló en redes sociales un escrito firmado por él, en el cual sugería que la aplanadora de MORENA en el Congreso federal nacionalizara las Afores, pues era urgente que se destinaran esos recursos para apoyar las obras insignias del sexenio, a saber: la refinería en Dos Bocas, el aeropuerto “Felipe Ángeles” y el tren Maya.


Las Afores son las Administradoras de Fondos para el Retiro y surgieron en 1994, junto con la CONSAR, al entrar en vigor la Ley para la Coordinación de los Sistemas de Ahorro para el Retiro. Actualmente, entre todas las Afores, administran un monto total de 3 billones 414 mil 374 millones de pesos. Esa cantidad nada despreciable ha hecho que algunos políticos quieran meter la mano en esos recursos.


Se olvidan que ese dinero no es de ninguna Administradora de Fondos para el Retiro, ni de la Secretaría de Hacienda, sino de los trabajadores. Cada centavo que manejan las Afores, tienen nombre y apellido y corresponde a un trabajador de México que tiene la esperanza de obtener un digno retiro en su edad adulta.


La realidad es que, a pesar de esa suma billonaria, las pensiones que pueden brindar a los trabajadores no son dignas ni suficientes; pero aun así, algunos personajes no dejan de querer hincarle un diente a tan jugosa cifra, para fines políticos y electorales.


Y no es para menos, ese monto representa más de la mitad del presupuesto que ejercerá el gobierno federal en el presente año, que asciende a 6 billones 295 mil 736.2 millones de pesos; es poco menos de la cuarta parte de la deuda pública total del gobierno de México a marzo del 2021 cifra que supera los 12 billones 400 mil millones de pesos.


Solamente en el primer trimestre del presente año, el gasto del gobierno federal ha sido de 1 billón 662, 244 millones de pesos, lo que representa casi la mitad de todo el ahorro de los trabajadores mexicanos.


Dimensionar estas cifras astronómicas es imposible sin un pequeño ejemplo. Suponga usted, estimado lector, que tiene un millón de pesos y decide no trabajar y gastarse la cantidad de mil pesos diarios. Bajo ese cálculo, tardaría poco más de dos años y siete meses en que se quedaría sin ningún centavo.


Ahora suponga que su fortuna es de mil millones de pesos. ¿Cuánto tiempo le llevará gastarlo de la misma manera? ¿Es decir, a un ritmo de mil pesos por día?, más de 2,700 años, eso nos remota a la época de la Ilíada en la antigua Grecia.


Sólo que los casi 4 billones de pesos de las Afores, el gobierno federal los gastaría en pocos meses. Este atraco, en caso de consumarse, dejará a los trabajadores con una gran incertidumbre sobre su futuro y el de sus familias.


Por el bien del país, es necesario que los políticos dejen en paz las Afores, ese oscuro objeto del deseo.

Comments


Banner de la propiedad.gif
Banner HG.gif

Noticias recientes

bottom of page