top of page
  • Foto del escritorRedacción

El desaire a Biden




José Luis Elizondo T.


Durante esta semana se lleva a cabo la Cumbre de las Américas en la ciudad de Los Ángeles, California, con la presencia de la mayor parte de los Presidentes de los países del continente; excepción hecha del Presiente de Uruguay, quien tiene Covid, los de Venezuela, Nicaragua y Cuba, que no fueron invitados por encabezar sus regímenes antidemocráticos y represores, además del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien decidió solidarizarse con los tres mandatarios pseudo izquierdistas para darle la espalda de su homólogo John Biden, el presidente de la nación más poderosa del mundo, tanto en el ámbito económico como en el militar: los Estados Unidos de América.


Para los seguidores de Morena, la decisión de no asistir, y mandar en su lugar a Marcelo Ebrard, es una decisión valiente, comprometida con la congruencia política del primer mandatario. Para los analistas políticos y financieros, ha sido un grave error del Presiente, quien no ha atinado en conducir una política exterior a la altura de lo que México representa en el concierto de las naciones, ya que tampoco practica la Doctrina Estrada, porque continuamente se entromete, en sus mañaneras, en asuntos de otros países.


Las consecuencias políticas se verán cuando los empresarios norteamericanos inicien sus demandas por transgredir el tratado comercial celebrado con nuestros vecinos el norte, principalmente por afectar las inversiones en nuestro país, sobre todo por la reforma energética.


Las consecuencias económicas, podrían reflejarse en aranceles a las exportaciones mexicanas, como las que el mismo Trump intentó alguna vez imponernos, aunque en ese entonces México contaba con un Secretario de Economía muy avezado en esos temas, Ildefonso Guajardo, quien de inmediato propuso poner aranceles a los productos de los estados republicanos, donde habitan los principales electores que votaron por Trump, quienes de inmediato le pidieron no aplicar esos aranceles para no verse afectados.


Analicemos un solo producto de exportación: los automóviles que se producen en México.


En los primeros cinco meses de este año, México exportó el 78 por ciento de la producción de autos y camiones a Estados Unidos; el 7.2 por ciento a Canadá y el 5.4 por ciento a Alemania.


Nicaragua representa el 0.02 por ciento de esas exportaciones, Venezuela el 0.001 por ciento y Cuba no compró ningún vehículo a México.


Ante estos números, considero que vamos de mal en peor. ¿O acaso Nicaragua, Venezuela y Cuba van a venir presurosos a apuntalar nuestra economía cuando los gringos le cierren las puertas a nuestras exportaciones?


¿Qué fututo político y económico nos espera con estas decisiones de política exterior?

Comments


Banner de la propiedad.gif
Banner HG.gif

Noticias recientes

bottom of page