top of page
  • Foto del escritorFRANCISCO TIJERINA ELGUEZÁBAL

Nacho, el fallido funcionario


FRANCISCO TIJERINA ELGUÉZABAL

Ya habíamos dicho con antelación que Juan Ignacio Barragán, el director de Agua y Drenaje de Monterrey, es un buen arquitecto que tristemente no conoce de plomería. A la aseveración anterior habrá que agregar que tampoco conoce de comunicación y que además y para su infortunio termina siendo un muy mal “cubero”. En la antigüedad los “cuberos” se dedicaban a fabricar las “cubas”, pero no las de hoy en día que se preparan con ron, coca-cola y un chorrito de limón, sino una especie de baldes o tinas que intentaban ser una medida sin realmente serlo, ya que carecían de especificaciones de tamaño y contenido, y así contaban cosas por “cubas”. Un buen “cubero” las hacía lo más parecidas posibles y de ahí nace la frase de “a ojo de buen cubero”, que no es otra cosa que con un cálculo aceptablemente apegado a la realidad. Pues bien, Pepe Nacho el arquitecto es mal cubero porque cada vez que intenta crear conciencia en la población para que no gaste agua termina consiguiendo todo lo contrario al despertar la psicosis colectiva con sus para nada “cubeados” mensajes. Por principio de cuentas habría que decirle a Barragán que el que el área metropolitana haya consumido más agua durante la Semana Santa no debería sorprenderle porque es lo normal que suceda, dado que hay más personas en los hogares; en todo caso y para tener un marco de referencia, lo que el mal cubero del gobierno estatal debería haber hecho sería el comparar contra el mismo periodo del año anterior y otros más, y no me refiero a las fechas exactas (no vaya a ser tan listo el chico), sino a la Semana Mayor, para constatar que sucedió lo de todos los años. Y fue ahí en donde el poco ducho en artes comunicacionales lanzó su bomba: “estuvimos a nada de llegar a la zona roja” y que de llegar al área de alerta tendrán que reforzar el racionamiento llegando a cortar el servicio durante dos días a la semana. Con todo y que Pepe Nacho asusta “con el petate del muerto” porque en la realidad no son días, sino en ocasiones más días los que dejan de suministrar el líquido en muchos sectores, lo cierto es que su parafernalia termina espantando al más pintado, de suerte que lejos de despertar la conciencia y ahorro de los usuarios, termina por invitarles a comprar más tinacos, tinas, cubetas y cubas para guardar agua, “no sea que la vayan a cortar”. Los sufridos usuarios le hacen saber al fallido funcionario que con gusto le intercambian los dos días de corte por semana si es que con ello dejan de cortarla durante seis días, como le ocurre a buena parte de los que habitan la zona metropolitana, sobre todo en los sectores más pobres y alejados. Varias recomendaciones para el arquitecto: cómprese una medida, aprenda de plomería y búsquese a alguien que le ayude con su comunicación, porque semana a semana mete las patas hasta los omóplatos y así, por muy simpático que sea, lo van a terminar corriendo. ftijerin@rtvnews.com

Comments


Banner de la propiedad v3.1.gif
Banner HG.gif

Noticias recientes

bottom of page