top of page
  • Foto del escritorRaúl Rubio

Con Félix Arratia, agudización de la barbarie ambiental


Monterrey, N.L. Indignación generalizada en la mayoría de los partidos políticos y organizaciones ambientalistas que llevan años luchando contra la contaminación en la entidad, sobre todo del aire que todos respiramos, en el área metropolitana de Monterrey, Nuevo León. Ello, se suscitó por el nombramiento que realizó el gobernador del estado, Samuel García, del nuevo titular de la Secretaría del Medio Ambiente, el licenciado Félix Arratia, cuyo perfil profesional “se describe como especialista en Derecho y Finanzas Públicas, y en temas relacionados con impuestos, coordinación fiscal y auditoría fiscal, sin tener experiencia aparente en el medio ambiente” (periódico El Norte, 16/2/2023).

La metropolitana ciudad de Monterrey padece en los últimos años una increíble crisis ambiental de muy diversos órdenes, particularmente, en el aire que se respira, ya que desde hace diez años, el problema pareciera que no tiene control alguno.

Definitivamente los gobiernos Neoliberales a ultranza, atacaron por más de tres décadas el medio ambiente con sus políticas extractivistas y se olvidaron de remediar o regenerar los ecosistemas que se fueron afectando con el desarrollo industrial, agropecuario, minero, poblacional, en el área metropolitana y sus entornos, no hablemos de tomar medidas en serio, cuando la metrópoli vive dos terceras partes del año sometida a inversiones térmicas (como un fenómeno propio de su naturaleza de valle y su circunferencia de grandes montañas), ya que tales inversiones térmicas la convierten en una “cámara de gases” por sus fuentes de contaminación fijas y móviles, amén, de la llegada de tóxicos industriales del noreste de los Estados Unidos o de polvos de los desiertos del oeste norteamericano y, hasta arenas del desierto del Sahara (África del Norte) en los meses de Febrero y Marzo (Consúltese para comprender mejor esto último mencionado a: earth.nullschool.net)

Esta realidad ambiental para el caso del aire tan contaminado que respiramos, ha conformado un proceso donde las emergencias urbanas (por la mala calidad de ese aire), fueron escalando, sobre todo desde el año 2013 y se han convertido de tener una presencia por temporada, a ser una problemática semanal y por último, actualmente, han llegando a ser un fenómeno cotidiano; una realidad que no sólo ha sido de un desconocimiento de la naturaleza e implicaciones en cuanto orígenes, impactos y consecuencias por las autoridades que se han nombrado en el Estado de Nuevo León para tal combate a la contaminación del aire; sino las muy sinvergüenzas autoridades y coros griegos de universidades públicas y privadas, han demostrado en los hechos, que además de su patética ignorancia científica en el tema de la mala calidad del aire, estos “salvadores de los nuevoleoneses y sus ecosistemas” o “académicos de pacotilla” se han convertido en verdaderos pillos para traficar con los cuidados ambientales.

El carro de Juan Pueblo, sueño centavero

No nos asustemos con la llegada de Félix Arratia, que a lo que viene es a echar a jalar la caja registradora para cobrar multas a quienes se juzgue conveniente hacerlo por parte del actual gobierno del MC. ¡No! Ya desde antes estábamos bastante mal porque el anterior secretario de Medio Ambiente, el doctor Alfonso Martínez, desde que se fue colando en los gobiernos panistas federales (delegado de SEMARNAT en Nuevo León) o, en el caso del gobierno de El Bronco, trabajó la idea de que la clave del mal aire que respiramos eran culpables los vehículos de automotores, en particular, los más de dos millones de autos que circulan diariamente en el área metropolitana de Monterrey (para nada se ponía caso a fondo a las pedreas, fábricas altamente tóxicas y hasta prohibidas federalmente para estar en área metropolitana, camiones de carga y de pasajeros) sino el problema se iba sobre todo con “el carro de Juan Pueblo”, cuando hace décadas la industria automotriz y de combustibles en el mundo, liquidaron seriamente gran parte de esa contaminación que generaban los automóviles, una realidad que puedo comprobar Mario Molina, Premio Nobel de Química, en estudio de las fuentes contaminantes de AMM donde el automóvil era el que menos contaminaba el aire metropolitano (estudio que se centraba en fuentes fijas y móviles de la metrópoli y para nada se agregaba el impacto de la llegada de polvos, periódicamente, de otros latitudes a nuestra gran ciudad).

El estudio de Molina fue un estudio a medias (que costó 20 millones de pesos), pero bueno, sirvió para dejar claro de una vez por todas, que los “carros del Pueblo”, no era el problema de contaminación fundamental, sino los muy diversos polvos de las pedreas que venden la materia prima a CEMEX y el operar de la misma CEMEX y, demás tóxicos de la industriosa metrópoli que según estudios del entonces Canal 2 por Santiago Fourcade, éstas se dan gusto principalmente tirando sus venenos en las noche y súmele las más de 200 inversiones térmicas anuales, pues por eso, ya reconocidos médicos de muy diversas instituciones de salud pública o privada, consideran que dos millones y medio de habitantes tenemos algún padecimiento atribuible a esa contaminación de la metrópoli.

Sin embargo, los “autos del Pueblo” podían ser el atractivo negocio del que el doctor Alfonso Martínez, se desvivía comentando en estudio presentado a Fernando Elizondo en la campaña de El Bronco y luego, al Bronco, quien quedó anonadado de que esa falsa realidad de los autos podría convertirse en un botín de dos mil millones de pesos al año, unos 12 mil millones de pesos, en los seis año para su gobierno Bronco ¡Arrre!

La Caja Registradora del Clan García se llenará con La Naturaleza

Eso y muchas cosas más en atropellos a hombres y Naturaleza en materia de supuesta protección ambiental fue para Alfonso Martínez, una medio para ver billetes en grandes dimensiones, sin embargo la lucha ciudadana en muchas ocasiones evidenció y bloqueó sus planes maléficos y centaveros; pero hoy, su lugar lo ocupa un miembro del clan García, ya que Arratia viene “picando piedra” en eso de los manejos de dineros desde la oficina del papá de Samuel García; luego, el angelito estuvo en el SAT de Nuevo León y, es obvio que no sabrá nada de cuidados al medio ambiente, por su propio currículum que ostenta, pero ¿Qué tal? en manejar los billetes hacia la caja registradora del Estado, que les brindará eso que llaman cuidados ambientales de la Madre Naturaleza. Definitivamente, todo quedará en Familia ¡Pura Familia!

Por lo tanto, Alfonso se movió del marco Regulatorio al Normativo, pero Félix, va de la Inspección y Vigilancia a la Recaudación; no cabe duda, la mayor riqueza para la Caja Registradora del gobierno de los García, ahora la obtendrán de la Naturaleza. Para nada han entrado ni entrarán en tareas de Remediación y de Regeneración de ecosistemas, de su aire, de su agua, de su suelo, esos funcionarios ignorantes y pillos que supuestamente están para cuidar a hombres y Naturaleza pero tienen otro tipo de intereses.

Ante tanta maldad que se avecina, Adán Augusto López ¿dónde estás?

Los que ya se frotan las manos con la llegada de un ignorante en cuidados ambientales (por más asesores escondidos que le pongan), pero experto en cobrar cuentas (por ejemplo: cuando estuvo en el SAT del estado de Nuevo León, le cobraba a empresarios y trabajadores; ahora, como secretario del Medio Ambiente, se valerá de los cuidados ambientales que se le debe de dar a la Naturaleza, para cobrar) y, no saber de esto último o hacerse de la vista gorda, sólo menguará el rigor en sus verificaciones a empresas que contaminan todo tipo de realidades. El caso de las pedreras de San Pedro, Santa Catarina, Monterrey, el Carmen, Cerralvo (Matrimar, seguirá destruyendo la sierra de Picachos y más, ahora, que se necesita piedra para el muro fronterizo en Texas), etcétera…No cabe duda, los destructores del Medio Ambiente en Nuevo León, aplauden la llegada de Félix.

También aplauden, por el uso y destino en el manejo de los Parques (el caso del negociazo de Parque Fundidora), cambios del uso del suelo para el bien de unos cuantos, seguir favoreciendo la propagación de los “rascacielos” sin autorizaciones de Agua y Drenaje, sin permisos de CFE, los mil 500 permisos que autorizó el alcalde de Monterrey Adrián de la Garza antes de irse a la campaña por la gubernatura del estado por el PRI, sólo rematan aún más la destrucción del primer cuadro de la metropolitana ciudad de Monterrey.

Por lo tanto, se va a seguir afectando a la población y ecosistemas, se le va a seguir echando la culpa a los carros, a Pemex Cadereyta y demás mentiras. Recordemos que cuando Quimobásicos de Cydsa afectó por décadas a cientos de miles de familias (muchas de ellas ya desaparecidas por el cáncer) nadie dijo nada o cuando Cydsa producía Genetron 12 (un CFC que agujereó la capa de Ozono del planeta ) tuvo que haber un movimiento mundial (Protocolo de Montreal) para desmantelar Cydsa y sus maldades, quien fue el tercer destructor de la capa de Ozono del planeta Tierra, según los astronautas de la NASA; no cabe duda, tenemos una maldita oligarquía asesina de Regios y hasta del planeta Tierra.

Ante ello, seguirán siendo afectadas y tal vez más, con la presencia de Félix, las aves migratorias que nos visitan, las mariposas, las abejas, aves locales, y muy diversos insectos y fauna en general

Van a buscar afectar el control que se le acaba de asignar a La Guardia Nacional en los cuidados ambientales, sobre todo, de la calidad del aire, por ser un asunto de seguridad nacional.

En fin, la barbarie será increíble por eso ¿Qué pasa Adán Augusto López? ¿Dónde andas? Para las antenas Camarada… Con estos “mequetrefes ambientales” del estilo de Félix, sólo ahuyentan las IED en nuestra metrópoli y seguirán destruyendo millones de gentes y ecosistemas ¡Órale!

Comments


Banner de la propiedad v3.1.gif
Banner HG.gif

Noticias recientes

bottom of page