• Raúl A. Rubio Cano

Quieren agandallarse Primer Cuadro de la Ciudad de Monterrey..


Basta ver la titular del periódico La Jornada de ayer: “Apretará el SAT la fiscalización de grandes empresas (capturó 200 mil mdp de pesos de consorcios)” y, aunado a ello a la guerra contra el Narcotráfico, para entender como 10 gobernadores han optado más por acciones separatistas que no hallan cómo conformar, quedando sólo sus desplantes en verborrea y manejos mediáticos por los medios Fifís afines a tales personajes, mismos que son la expresión más descabellada de la economía ficción que nos deja 36 años de Neoliberalismo. Obviamente, hay capitales que ya no hallan qué hacer ante la persecución financiera del dinero mal habido en la economía Norteamericana –lugar tradicional donde luego se valorizaban esos dineros de la delincuencia del Narco y de Cuello Blanco-, por lo tanto, hay desesperación para su inversión en México y poder integrarse a los ciclos de Capital Productivo y ya no especulativo, como lo va obligando el desarrollo de la economía de la 4T y donde las actividades de nuevas proyecciones urbanas son una de esas salidas. Lamentablemente, es gente muy torpe pero muy bandida, la que se anda metiendo en ello, son reflejo de ese capital feroz, despiadado, mal habido y por eso, el planteamiento de esos desarrollos urbanos son torpes, despiadados y de consecuencias impresionantes en el corto, mediano y largo plazo para los centros urbanos en donde se aplican. Esos capitales de “desarrolladores urbanos” (Zares Inmobiliarios) andan en el caso metropolitano de Monterrey, basando la vida de su valorización en grandes edificios y no en la búsqueda del bienestar de los habitantes de la ciudad, porque sencillamente, están basando todo a “32 edificios que están aprobados y en etapa de construcción en el Centro” aseguró el arquitecto Javier Sánchez Sánchez, titular del Instituto Municipal de Planeación Urbana y Convivencia de Monterrey (IMPLANC), informó el periódico El Norte en su sección de Bienes Raíces del pasado domingo (8/11/2020). Agregó Sánchez, que por medio de una maqueta de 12 metros cuadrados, el primer cuadro de la ciudad, incluyendo áreas de Fundidora (alrededor de mil 32 hectáreas), se expone lo que será su crecimiento a una escala 1:1,500, en el Museo Metropolitano de Monterrey, para que el público vea cómo irá desarrollándose ese espacio urbano que a la vez ubica el Centro Fundacional de la ciudad de Monterrey y sus dinámicas importantes como capital de un estado y de depositario de una historia muy peculiar; pero, que ahora la fuerza de inversión de esos capitales comentados, a la de ¡Ya! quieren sembrar de edificios bajo una visión de incrementar la densidad, agandallándose las infraestructuras de agua, drenaje, energía eléctrica, y creando en sí, en cada edificio, verdaderos centros poblaciones, porque en donde sólo había cientos de habitantes, con sus familias y casas, pasarán a un crecimiento exponencial de miles y que va en contra de la sana distancia que hoy, y por mucho tiempo, nos exigirá la Pandemia del Covid-19 y sus evidentes rebrotes. Centros poblacionales, “Los gallineros” como diría Felipe Díaz Garza (El Norte 2/11/2020), que demandarán de muchos servicios y nuevas infraestructuras (que obviamente el Pueblo pagará), pero para justificar esa barbarie urbana causada por la avaricia y brutalidad de unos cuantos Zares Inmobiliarios y sus cortesanos de Gobierno y del Congreso del Estado, hasta andan justificando iniciativas de “Leyes” para incrementar densidades, apropiarse de casas viejas y terrenos vacíos y de pasada, destruir construcciones históricas protegidas por el INAH. Como diría Gastón Bardet (Padre del urbanismo moderno) en su obra “El Nuevo Urbanismo” traducción del francés por el arquitecto y alumno de Bardet, Helios Albalate Olaria. UANL 2010, p.452 “La oposición del rascacielos a la vivienda individual del tipo Ciudad Jardín, simbolizan ambos para los periodistas, las teorías imperantes en la actualidad. No olvidar que el rascacielos tiene su lugar para oficinas, estudios y efectos plásticos de ciertas condiciones del medio ambiente. A nadie se le ocurriría hacer de éste algún tipo de vivienda. La Ciudad Jardín o el barrio jardín deben de contener viviendas en banda, viviendas plurifamiliares, colectivas y toda la gama de posibilidades, desde los garden appartments norteamericanos hasta los plazzines italianos”. No es posible que los voraces Zares Inmobiliarios, sus mediocres políticos y legisladores y 12 metros cuadrados de maqueta, destruyan el Primer Cuadro de nuestra ciudad capital: Monterrey ¡Órale! raurubio@gmail.com.

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

15 Segundos | Periodismo Político en Monterrey, Nuevo León.